Testimonios

El fin de estos testimonios es informarles sobre las apariciones de Nuestra Santísima Virgen y de Nuestro Señor Jesucristo en Salta-Argentina. Bajo la advocación de: "La Inmaculada Madre del Divino Corazón Eucarístico de Jesús"

En el año 1990 comienzan las apariciones de la Santísima Virgen en Salta ( República Argentina) a una mujer.
La Santísima Virgen continúa dialogando con ella todos los días intensamente con la intención de instruirla y prepararla para que se cumplan los designios que Dios tiene para ella.

La Virgen le confía varios secretos con pedidos expresos, algunos que se cumplirían inmediatamente, otros que debían cumplirse más adelante y que debían guardarse hasta el momento en que Ella lo manifestara.
Durante 5 años guarda riguroso silencio. Se confía a su confesor, obedeciéndole en todo.

En este período de silencio la obra crece en espíritu; es un período de preparación interior profundo. Un silencioso peregrinar sin interferencias.

En el año 1995, la Virgen le pide que se dirija al Monasterio San Bernardo de Carmelitas Descalzas de Salta. Con un mensaje para esa comunidad. Este mensaje consiste en el siguiente pedido:

"Que sean transmisoras de mis mensajes, convertíos en voceros míos, y para que esto sea efectivo acompañad esto con mucha oración." ( 16/11/1995).

Después de esto los mensajes son transmitidos en forma privada a los que los soliciten. Cumpliendo este deseo de la Virgen en que se den a conocer.

Se solicitó al Sr. Arzobispo de Salta Moisés Julio Blanchoud autorización para publicar el libro con los mensajes recibidos. Esta autorización es otorgada por la autoridad eclesiástica el 30 de Octubre de 1997.

A partir de ese momento se imprimen varias ediciones.
En el mes de Marzo de 2000 la Virgen le solicita entre otras cosas (en un mensaje privado de los que habitualmente recibe) lo siguiente:

"Edificadme un Santuario elevado para que se cumpla lo que te revelé".

El día 8 de Diciembre de 2000 recibe otro mensaje privado en donde la Virgen le dice entre otras cosas lo siguiente:

"He puesto en ti mi confianza, me obedeces, eres fiel servidora.
Debes ahora mi hija hablar pronto con el obispo."

En este mismo mes de diciembre es recibida por el Sr. Arzobispo Mario Antonio Cargnello, quien se interiorizó de estos hechos y de los pedidos de la Santísima Virgen

agenda